5 consejos sobre cómo tratar la tendinitis de forma correcta

La tendinitis se caracteriza por una inflamación dolorosa en los tendones, partes del cuerpo que conectan los músculos con los huesos. Esta afección es causada generalmente por movimientos repetitivos, lesiones o inflamación acumulada con el tiempo.

Existen diferentes maneras de tratar la tendinitis dependiendo del lugar donde se presenta, el tiempo que tiene y el nivel de actividad física de la persona afectada. La recuperación incluye reposo, evitar el ejercicio, usar compresas frías y calientes, tomar analgésicos y antiinflamatorios, entre otros.

Se recomienda acudir a un ortopedista o un médico que ayude a tratar su tendinitis, para que diseñe un plan de tratamiento según el nivel de la enfermedad. A continuación te explicamos las formas comunes de superar este padecimiento.

1. Tomar un reposo general

La tendinitis se presenta con frecuencia en deportistas, por lo que si haces ejercicios con regularidad, deberás tomarte un descanso del gimnasio, la cancha y otros tipos de entrenamiento físico para que la inflamación desaparezca.

Resulta importante determinar la actividad que contribuyó al desarrollo de tendinitis con el objetivo de suspender su realización por un tiempo para evitar que se incremente. ¿Por cuánto tiempo dura este descanso? Dependerá del grado de la enfermedad y de la evolución en la mejoría. Cuando vayas sanando, el dolor y la hinchazón disminuirán.

2. Consumir una dieta antiinflamatoria

La inflamación empeora las cosas; por lo tanto, se recomienda seleccionar de forma inteligente los alimentos que consumes para sanar más rápidamente y prevenir lesiones, además de evitar hinchazón y un retraso en la recuperación.

Dentro de los alimentos antiinflamatorios con alta efectividad en el control de la tendinitis se encuentran:

  • Todos los vegetales, preferiblemente los de hojas verdes, pues tienen antioxidantes efectivos que combaten la inflamación.
  • Proteínas de alta calidad que reparen el tejido dañado del cuerpo, como las que incluyen las carnes, el pescado, los huevos y los lácteos.
  • Bayas y otros frutos repletos de vitamina C para reconstruir el colágeno que se encuentra en los tejidos.
  • Alimentos ricos en potasio y magnesio, como agua de coco, aguacates y plátanos verdes.
  • Caldo de hueso natural que contiene colágeno y ayuda a curar los tendones.

Asimismo deben evitarse algunos que empeoran la tendinitis, tales como: alcohol, cafeína, sal y sodio en exceso, azúcar, granos refinados, aceites hidrogenados y alimentos fritos.

3. Usar compresas de hielo

El hielo ayuda a aliviar la hinchazón y es un tratamiento fácil. Si notas que se está desarrollando tumefacción luego de una lesión, coloca compresas de hielo para disminuir los síntomas de la tendinitis en la zona afectada. Usa algún material para que no haga contacto directo con la piel.

La compresa se presiona contra el cuerpo entre 15 y 20 minutos varias veces al día hasta que logre disminuirse el dolor.

4. Colocar una venda o abrazadera

Agregar soporte a los tendones con una venda, una férula o un aparato ortopédico evita que la parte afectada se mueva demasiado y empeore la situación. Mantener el tendón aislado mejora la curación de los tejidos.

5. Consultar con un especialista

Si aplicas tratamientos y no notas un avance, asiste a un ortopedista que te oriente. Las recomendaciones del especialista pueden incluir:

  • Analgésicos de venta libre para el dolor leve.
  • Terapia física especializada para controlar la lesión.
  • Tratamientos quiroprácticos.
  • Inyecciones de esteroides para reducir rápidamente el dolor y la hinchazón.
  • Terapia de ondas de choque extracorpóreas.
  • La cirugía que figura como última opción en caso de que ninguno de los demás tratamientos surta el efecto deseado.

La tendinitis puede afectar a personas de todas las edades, tamaños y niveles de actividad física, por lo que cualquiera podría requerir estos tratamientos en algún momento de su vida.

Califica este artículo:

0/50 votos