7 razones por las cuáles muchas personas deciden tener hijos

Para algunos, tener hijos y enseñarles cómo navegar en nuestro mundo es lo más importante que una persona puede hacer.

A continuación, en los siguientes puntos se analiza algunos de los principales argumentos a favor de tener hijos, vale la pena recordar que, en última instancia, somos animales y que el objetivo de toda la vida animal y de toda la vida es la supervivencia y la reproducción.

Razón #1: Deseo natural

Para muchas personas, el impulso de reproducir es un hecho irreductible que es impermeable a los argumentos y la deliberación. El filósofo noruego del siglo XX Peter Wessel Zapffe argumentó, esencialmente, que la capacidad humana para la razón y la autoconciencia rompe con la naturaleza, dándonos más de lo que nosotros podemos llevar.

Razón #2: Los niños son la esperanza para cambiar

 Más allá del romance, los niños pueden llenar nuestras vidas con significado, propósito y actividad. Nos pueden sacar de nuestras preocupaciones adultas en una dimensión más simple, más inmediata y más inocente de nuestra propia infancia, y que podemos revivir a través de ellos.

Razón #3: Status en la sociedad

 El ser humano es social y las normas y valores de la sociedad permiten que vivamos en armonía. Incluso cuando la falta de hijos se vuelve más común, todavía no es socialmente aceptado.

El profesor de psicología Leslie Ashburn-Nardo realizó un estudio donde los participantes leyeron acerca de una persona ficticia (descrita como hombre o mujer con cero o dos hijos) y luego compartieron sus sentimientos sobre ellos.

Lo que ella encontró fue asombroso. Cuando no tenían hijos, se percibía que las personas ficticias estaban significativamente menos satisfechas psicológicamente, y no solo eso, sino que los participantes expresaron reacciones emocionales como disgusto, desaprobación, irritación e ira hacia ellos.

 Razón #4: miedo por no vivir la experiencia

Mucha gente tiene hijos porque “no quieren arrepentirse de no tenerlos”, o porque otros amenazan con tenerlos. Lamentamos cosas que no hicimos más que las cosas que hacemos, como escribió Daniel Gilbert en Stumbling on Happiness.

Sin embargo, en el mismo estudio explican que nuestro cerebro se esfuerza por conceptualizar y llenar el “espacio en blanco” de no hacer algo, por lo que le asignamos la mayor emoción negativa y luego llamamos “arrepentimiento” a la cosa.

Razón #5: Ver cómo serán

“Cómo van a salir”, “cómo se verán”, “mi pareja como padre”, etc. La periodista, editora y especialista en sexualidad, Isabelle Kohn escribió, “Los niños no son experimentos personales. No son espejos en los que podemos admirarnos. Son propias personas que viven y respiran, aprenden lo que aprenden y son quienes son, independientemente de nosotros “.

Razón #6: Tener a alguien que los cuide cuando envejezcan

Aunque no se puede garantizar que los hijos cuiden de sus padres cuando lleguen a la vejez, muchas personas sienten la necesidad de hacer crecer la familia para sentirse más protegido.

Razón #7: Potenciar la relación

¿Cuántas veces hemos escuchado a personas que aconsejan a parejas tener hijos para que su relación mejore? Una de las razones por la que los adultos deciden tener hijos es para fortalecer el vínculo entre dos y volverse una familia.

Sin embargo, contrariamente a la creencia popular, las relaciones tienden a sufrir por la llegada de un niño, y aquellos que han encontrado un compañero pueden desear proteger su relación quedándose sin hijos.

Si vamos a traer un niño al mundo, nuestro primer pensamiento debería ser, no para nuestro bien o para el bien mayor, sino para el bien del niño mismo. Como no podemos preguntarle a un niño que aún no existe por su opinión o consentimiento, tenemos que tomar esa decisión en su nombre y vivir con ella por el resto de nuestras vidas. Si podemos ver que el niño llevará una vida miserable, entonces es obligación moral de no traerlo al mundo.

Califica este artículo:

0/50 votos