Terrores nocturnos: ¿Qué son y cómo tratarlos?

Los terrores nocturnos son una forma de desorden del sueño en el cual una persona despierta del sueño en un estado de terror extremo. La víctima de terrores nocturnos experimenta una activación de su sistema de lucha.

Debemos aclarar que los terrores nocturnos no son pesadillas, que son otra forma de soñar. Suelen ocurrir durante la parte más profunda del sueño que coincide con la primera mitad del ciclo de sueño.

Cuando se experimentan estos terrores la persona puede estar parcialmente dormida por ende no reconocen los alrededores y son inconsolables. Y en algunos casos ocurre que al despertar no recuerdan el episodio.

Por suerte los terrores nocturnos no son frecuentes y afectan en su mayoría a niños menores de 12 años. No todos lo padecen y suele ser más común en aquellos que tienen somnolencia.

¿Quién se ve afectado?

Según especialistas, los temores afectan hasta el 6,5% de los niños y el 2,2% de los adultos.

En niños: Ocurre entre los 4 y 12 años y luego de esas edad se vuelven menos comunes. En caso de que persista luego de los 12 años debería consultar a un especialista de sueño o psicólogo.

En adultos: Ocurre en menores porcentajes y suele estar relacionado a abusos de sustancia o desordenes de ansiedad.

¿Qué los causa?

La causa de los terrores nocturnos es desconocida pero hay factores que hacen más propensa su aparición como estrés, falta de sueño o consumo de sustancias. También puede ser causado por:

  • Fiebre
  • Mucho cansancio
  • Medicación
  • Migraña
  • Lesiones en cabeza

Terrores nocturnos en niños

Aparecen en la niñez como parte normal del desarrollo del sistema nervioso, aún inmaduro. Este desarrollo es la respuesta de lucha o huída en momentos equivocados. El niño pasa la noche en lugares desconocidos suelen padecer terrores nocturnos.

Estos terrores no necesitan de consulta médica y el niño atraviesa la niñez sin necesidad de consultar con el médico. Sin embargo, debes consultar con un profesional cuando:

  • Si ocurren frecuentemente
  • Interrumpen el sueño regular de tus hijos
  • Parecen seguir un patrón
  • Tienes miedo que tu hijo se lastime durante los terrores
  • Tu hijo tiene miedo de ir a dormir

Los terrores nocturnos que continúan después de la adolescencia de tu hijo o comienzan durante la vida adulta son motivo suficiente para hacer una consulta médica.

Terrores nocturnos en adultos

Las posibles causas en adultos son:

  • Trastorno de estrés post-traumatico
  • Desorden bipolar
  • Depresión
  • Desorden general de ansiedad
  • Abuso de sustancias

Sumado a los terrores se encuentran los desórdenes de sueño como apnea o insomnio. En estos casos la intervención médica es casi necesaria ya que se pueden tratar con medicación.

¿Cuáles son los síntomas de los terrores nocturnos?

  • Despertar rápidamente del sueño
  • Respiración rápida
  • Sudores
  • Aumento de la presión sanguínea
  • Miedo intenso sin motivo aparente
  • Gritos
  • Ojos anchos y pupilas dilatadas

Si la persona sólo ha despertado parcialmente, es posible que no recuerde el episodio. Quizás los adultos pueden recordar con más facilidad que los niños.

Existen terapias o actividades que pueden ayudarte a lidiar con los terrores nocturnos. Hábitos como relajación, yoga, relajantes naturales colaboran para que puedas conciliar el sueño sin interrupciones.

Ve encontrando el tratamiento que mejor te resulte y si no notas cambio aparente, deberas consultar con un especialista para encontrar la causa del problema.

Califica este artículo:

0/50 votos