Cuáles son los distintos tipos de masajes y para que sirven

Entre las mejores terapias para aliviar el estrés se destacan los distintos tipos de masajes. Al dejar nuestro cuerpo en manos de un masajista disminuimos la presión sanguínea, favorecemos la circulación y nos relajamos al punto que quedamos como nuevos para entregarnos a nuestro día a día.

El significado de un masaje se traduce a través de la reconexión del cuerpo con las emociones y las sensaciones. Son beneficiosos porque además de reducir el estrés, curan dolor, producen mayor descanso nocturno, eliminan toxinas, ayudan a generar pensamientos positivos.

Consisten en aplicar presión o vibración en los músculos, ligamentos, articulaciones, vasos linfáticos, tendones, órganos del sistema gastrointestinal, tejido conectivo e incluso el sistema reproductivo. En algunos se usan aceites o esencias.

Los más recomendados

Existen numerosas técnicas. Pueden ser manuales o con ayudas de aparatos, los recibes en casa o en centros especializados.

Así como la cantidad de métodos, hay muchísimos tipos de masajes. Repasa esta lista de los 20 más efectivos y experimenta el descanso que ofrece, al tiempo que mejoras la estética y distiendes la mente.

Masaje circulatorio: Es el ideal para eliminar toxinas y activar el flujo sanguíneo.

Masaje de drenaje linfático: ayuda al funcionamiento adecuado del sistema endocrino, estimula el flujo de linfa y borra los radicales libres.

Masaje de relación: libera tensiones y lleva a un equilibrio mental y físico porque trabaja sobre el sistema nervioso.

Masaje de reflexología: también causa buenos efectos en el sistema nervioso, endocrino, circulatorio y digestivo. Se aplica con los dedos, presionando puntos exactos del cuerpo por los que fluye la energía.

Masaje estético: engloba varios tipos porque ataca afecciones como celulitis, envejecimiento celular, acné, etc.

Masaje deportivo: su finalidad es la rehabilitación, tratamiento de lesiones y relajación muscular para que el cuerpo rinda.

Terapia craneosacral: trata trastornos neurológicos como el estrés agudo, autismo y trastornos por déficit de atención e hiperactividad. Son masajes suaves.

Terapia muscular: es la sugerida para atender dolores de cuello y espalda, mala circulación, síndrome del túnel carpiano y cefaleas.

Masaje erótico: conduce a la excitación y acto sexual, porque incluye los genitales. Es común entre parejas.

Masaje durante el embarazo: solo terapeutas certificados pueden hacerlo porque conocen cómo apoyar y colocar el cuerpo de la mujer durante esta etapa. Las bondades son la reducción de la ansiedad, depresión y estrés, así como la disminución de molestias e inflamaciones.

Masaje de compresión: se ejerce presión sobre los músculos para ablandar tejidos.

Anma: es un amasado de la piel sin usar aceites. La técnica es tradicional japonesa.

Aromaterapia: se usan varios aceites o esencias perfumadas para energizar y relajar.

Barefoot: mezcla descalzos orientales con medicina occidental. No se emplean aceites y mientras el cliente está acostado en el suelo se ejerce presión. Las posiciones que adopta durante la aplicación son: prono, decúbito lateral y supina. Para su comodidad se emplean almohadas.

Masaje de la silla: no tienes que estar desnudo. En este la persona gana estimulación muscular, circulación sanguínea correcta y eliminación de estrés.

Masaje abdominal: es perfecto para ayudar a los órganos reproductivos y la digestión. Es uno de los más comunes.

Alineación Myoskeletal: corrige distorsiones de postura y cura dolores.

Masaje de pie: tiene que ver con la reflexología, atendiendo a la teoría china de que cada punto del pie corresponde a un órgano del ser humano, por ende en estos se sanan las dolencias que tengamos en otras partes del cuerpo.

Masaje chino Tui Na: consiste en presiones y pellizcos, se basa en empujar, amasar y estirar el músculo.

Masaje Shantala: es indio, se ejercen presiones rítmicas. Son recomendados para bebés y niños.

Califica este artículo:

0/50 votos