Qué es la tos ferina y cuáles son sus causas

La tos ferina es una enfermedad muy contagiosa y grave que afecta a las vías respiratorias altas. La produce la bacteria Bordetella pertussis, y sus síntomas son muy similares a los de un resfriado común, cuando apenas comienzan a manifestarse.

Sin embargo esta sintomatología cambia o evoluciona a una tos convulsiva a las pocas semanas de haberse presentado, y si no se trata a tiempo puede derivar en una condición mortal para el paciente.

Esta patología se caracteriza porque la persona contagiada experimenta una tos violenta e incesante que genera una sensación de asfixia, y un sonido de convulsión profunda cuando se intenta respirar.

Causas de la tos ferina

Agente bacteriano

Los expertos aseguran que dicho agente bacteriano contagia a un individuo mediante pequeñas gotas de saliva expulsadas al hablar, toser o estornudar. Es muy probable que una persona contagie a otra si durante estas acciones ambas están muy cerca, tanto así que la tasa de contagio en este caso asciende a un 90%

Falta de vacunación

Esta condición tiende a propiciar el contagio de lactantes y niños que aun no han completado su tanda de vacunaciones, pero también es factible que tanto los adolescentes como los adultos que no recibieron la respectiva inmunización, igualmente terminen por verse afectados.

Destaca que el organismo se inmuniza ante este microorganismo cuando ha recibido por lo menos 3 dosis de la vacuna, y lo más alarmante es que pese a que sí sean aplicadas, estas pierden su efecto con el pasar de los años.

Tratamiento de la tos ferina

Toma de antibióticos

Lo más seguro es que el médico recete antibióticos para combatir la infección bacteriana, y acá los más recomendados son los que pertenecen a la familia de los macrólidos como la eritromicina, claritromicina y la azitromicina.

Aunque si el cuadro ya está en una fase muy avanzada es probable que estos medicamentos no surtan su mayor efecto, y en este caso lo ideal es acudir nuevamente al especialista para que tome las medidas pertinentes.

Aplicación de oxígeno

La idea de esto es ayudar al paciente a respirar sin complicaciones, aliviando sus pulmones, y contribuyendo a que esa tos tan agresiva que lo ataca incesantemente se calme de forma paulatina.

Hidratación vía intravenosa

Este paso es recomendable si el paciente tiene tanta tos que se le dificulta ingerir líquidos por vía oral, o si no está ingiriendo las cantidades necesarias para mantenerse hidratado.

Receta de sedantes

Los niños suelen recibir sedaciones con más frecuencia que los adultos puesto que para ellos es más dificultoso o complicado controlar su respiración, y cuando la tos los ataca se desesperan, lloran y su condición respiratoria empeora.

Acá es válido mencionar que los especialistas no recomiendan la toma de remedios convencionales para el tratamiento de la tos como los jarabes, antitusivos o expectorantes, ya que no generan alivio ni son beneficiosos para contrarrestar los efectos de la tos ferina.

Síntomas de la tos ferina

  • Fiebre moderada
  • Ojos rojos y llorosos
  • Congestión nasal
  • Mocos o producción excesiva de flema
  • Tos: esta suele iniciar en la noche y extenderse durante el día

Estos son los síntomas iniciales o más frecuentes, aunque si la condición llega a agravarse es muy factible que las personas afectadas experimenten la siguiente sintomatología:

  • Fatiga crónica
  • Silbido o sonido chillón al respirar
  • Cara roja o azul
  • Vómitos

Entonces si usted llega a manifestar estos síntomas no lo dude y acuda a la sala de emergencias cuanto antes para que reciba los cuidados y la atención médica necesaria.

Recuerde que la tos ferina puede derivar en enfermedades más graves si no es tratada a tiempo, tales como la neumonía, la apnea o ciertos trastornos convulsivos permanentes.

Califica este artículo:

0/50 votos