Cuáles son los principales trastornos alimenticios

Los Trastornos Alimenticios son el resultado de preocupaciones extremas por el peso y la comida. Se trata de problemas emocionales realmente serios, pues si no se les presta atención sus efectos pueden ser mortales.

Tanto hombres como mujeres los padecen, principalmente entre los 14 y 20 años de edad; pero no siempre quienes lo sufren están conscientes de esta condición. Se registra mayor número de afecciones en féminas adolescentes y jóvenes.

Son diferentes enfermedades crónicas y progresivas que el individuo expresa mediante su conducta alimentaria. Lo que percibe la persona es una imagen corporal de sí misma distorsionada, teme aumentar de peso y por eso adopta estos comportamientos creyendo que mejorará, aunque solo perjudicará su salud.

Se trata de factores emocionales

El impacto de los Trastornos Alimenticios es completamente negativo más allá de lo físico, pues en lo emocional termina por quebrantar las relaciones del individuo con quienes lo rodean, además influye para mal en su rendimiento escolar o laboral, según sea el caso.

Estas enfermedades ganan terreno en nuestro cuerpo más rápido de lo que imaginamos, debido a que se conjugan factores interpersonales, sociales y psicológicos; es decir, entran en juego la depresión o ansiedad que empujan hacia las técnicas inadecuadas para llegar a esa imagen corporal que creemos perfecta y que generalmente apunta a la extrema delgadez.

Las comparaciones entre conocidos, influencia de los medios de comunicación o traumas producto de abuso sexual también promueven los trastornos.

Cuando se cae en estas patologías, la persona tiende a aplicar técnicas erróneas como dietas exageradas, purgarse o atascarse para sentir que tiene el control de su físico.

¿Cuáles son los principales trastornos alimenticios?

A continuación te especificamos los más frecuentes.

  • Anorexia nerviosa: consiste en la negación a las comidas para perder peso excesivamente. Es el miedo latente a ser obeso. Lo curioso es que quienes la padecen son bastante delgados, hasta el punto de estar 15% por debajo de su peso ideal; pero frente al espejo se ven con kilos de sobra.Los anoréxicos si bien pueden ingerir grandes cantidades en una sola comida, posteriormente tratan de expulsarla a través del vómito inducido, también usando enemas o laxantes. Esa obsesión por ser delgados, les trae entre otras consecuencias la pérdida consecutiva de hasta tres periodos menstruales.
  • Bulimia nerviosa: es más difícil de identificar porque la persona se mantiene cerca de su peso ideal. Lo que sucede es que come compulsivamente, incluso a veces en secreto y después vomita para no engordar.Esos episodios son constantes en la semana o un día. También toman laxantes, diuréticos, hacen ayunos o cualquier otra técnica que les ayude a sentirse flacos. Los atracones de comida son difíciles de controlar por un bulímico.

  • Vigorexia: es la adicción al ejercicio para sentirse bien porque erróneamente nos vemos débiles. Al igual que en otros trastornos, el factor psicológico y emocional hacen lo suyo. Son hombres quienes comúnmente lo padecen, por lo que incrementan sus rutinas en el gimnasio y consumen suplementos proteicos.
  • Ortorexia: consiste en el control exhaustivo de lo que se come, al creer que se trata de una buena alimentación. Pero lo cierto es que con esa limitación rigurosa, se eliminan grasas, vitaminas y proteínas esenciales para el organismo
  • Potomanía: la persona bebe demasiada agua para llenar el estómago y así no sentir hambre, no comer y por ende evitar ganar peso.

Un Trastorno Alimenticio provoca que el individuo pierda el sentido de la realidad, por eso es recomendable buscar ayuda médica y psicológica, pues como indicamos al inicio, los efectos de estas enfermedades pueden tener efectos mortales.