Qué es la trimetoprima, para qué sirve y cómo se administra

La trimetoprima es un antibiótico que se usa para curar algunas infecciones bacterianas, como la cistitis. Asimismo puede emplearse en el tratamiento de otros tipos de infecciones, como del pecho y acné.

Continúa leyendo para que aprendas todo lo que necesitas saber de esta sustancia farmacéutica que ayuda a detener el crecimiento de las bacterias que causan afecciones.

Cómo se usa la trimetoprima

A grandes rasgos, puede decirse que la trimetoprima se toma dos veces al día para tratar infecciones, que serán eliminadas en unos pocos días. Es posible que cause efectos secundarios que incluyen picazón o sarpullido en la piel, pero leves y de corta duración.

Este medicamento se administra por vía oral al menos una hora antes o dos horas después de una comida, dependiendo de las indicaciones del médico. Se puede tomar con alimentos en caso de malestar estomacal. La dosis se asigna según la afección médica y la respuesta a la terapia.

El mejor efecto de la trimetoprima se consigue al tomarlo en intervalos regulares. Se recomienda hacerlo a la misma hora hasta completar la cantidad indicada por el médico, sin importar que los síntomas hayan desaparecido antes, pues detener el medicamento pronto permite que las bacterias sigan creciendo y se recaiga en la infección.

Efectos secundarios

Cuando un especialista prescribe este medicamento, significa que traerá buenos resultados, a pesar de que exista riesgo de efectos secundarios, que en su mayoría no son graves. Los efectos suaves incluyen diarrea, náuseas, vómitos, malestar estomacal, pérdida del apetito, cambios en el sabor y dolor de cabeza.

En caso de que estos efectos persistan o empeoren, es necesario notificar al médico con prontitud. Por otra parte, dentro de los efectos secundarios graves, que ocurren en menos de 1 de cada 1.000 personas, se encuentran:

  • Signos de infección, como fiebre y dolor de garganta persistente
  • Aparición de moretones o sangrado
  • Palidez inusual
  • Cambios mentales o anímicos
  • Ritmo cardíaco acelerado, fuerte o irregular
  • Orina oscura
  • Náuseas y vómitos persistentes
  • Dolor de estómago o abdominal
  • Color amarillento en los ojos y la piel
  • Rigidez en el cuello
  • Dolor constante de cabeza
  • Debilidad muscular
  • Somnolencia extrema
  • Signos de bajo nivel de azúcar en la sangre, como sudoración, temblores, ritmo cardíaco acelerado, hambre, visión borrosa, mareos u hormigueo de manos y pies
  • Convulsiones

Esta lista no es completa. En caso de observar algún otro síntoma extraño, urge visitar al médico para evitar complicaciones. Los adultos mayores pueden ser más sensibles a los efectos secundarios.

Otras consideraciones

Este medicamento puede causar en raras ocasiones una afección intestinal grave, por culpa de un tipo de bacteria resistente, durante el tratamiento o semanas después de que se haya detenido.

El uso de trimetoprima por períodos prolongados o repetidos puede provocar aftas orales o una nueva infección por hongos. Debe informarse al médico si aparecen manchas blancas en la boca, cambio en el flujo vaginal u otros síntomas nuevos.

Las reacciones alérgicas se presentan muy raramente. No obstante, antes de tomar este producto, las personas tienen que informar al médico si sufre de algún tipo de alergia porque es posible que contenga ingredientes inactivos que causen problemas.

Asimismo debe indicarse el historial médico, sobre todo si se ha padecido de cierto tipo de anemia, enfermedad renal, enfermedad hepática, deficiencia vitamínica, trastornos sanguíneos, supresión de médula ósea o desequilibrios minerales.

La trimetoprima tiende a hacer a las personas más sensibles al sol, por lo que debe limitarse la exposición a este, además de usar protector solar y ropa que cubra todo el cuerpo. También puede afectar los niveles de azúcar en la sangre. Y no se recomienda durante el embarazo.