Usar condón reduce probabilidades de contraer tricomoniasis

La higiene es vital a la hora de mantener relaciones sexuales, sea antes o después, tanto hombre como mujer deben asearse y protegerse (uso del condón), con la intención de evitar posibles  infecciones por bacterias u hongos, e incluso enfermedades de transmisión sexual. Una de ellas es la tricomoniasis, que pese a que muchas veces es asintomática, suele afectar en su mayoría a las mujeres que son sexualmente activas.

Cabe destacar que también afecta a los hombres, pero es más común en las féminas. Y se preguntarán ¿qué es la tricomoniasis?, pues una enfermedad de transmisión sexual, cuya causa es por un parásito pequeño de nombre tricomona, el cual aparece en las secreciones sexuales, tales como esperma, líquido preeyaculatorio y secreciones vaginales.

Común y fácil de curar

Esta dolencia es muy común, y afortunadamente puede curarse sencillamente tomando los antibióticos correctos. Y aunque en algunos casos no presenta síntomas, cuando sucede aparecen a los 5 o 28 días de haber contraído la infección, y de la siguiente manera:

  • Vaginitis: irritación de la vagina o vulva
  • Afecta el conducto de la orina, es decir, la uretra
  • Irritación y comezón
  • Flujo verde, marrón o blanco, de mal olor
  • Muchas ganas de orinar
  • Dolor al orinar
  • Molestia al tener relaciones sexuales
  • Ardor al eyacular (hombres)
  • Presencia de sangre en la excreción vaginal

Vale resaltar que estos síntomas pueden parecerse a otras afecciones, por ello lo recomendable es que si tienes alguno de ellos, vayas con tu médico, quien luego de chequearte descartará lo que tienes. Sin embargo, es aconsejable que siempre uses condón, pues de esa forma evitarás no solo esa enfermedad, sino muchas más.

Proceso de contagio

Ya se sabe que el parásito está en las secreciones sexuales, pero ¿cómo se transmite?, pues a través del sexo vaginal con alguien infectado, y evidentemente sin protección. El tricomona viaja cuando el semen, o el líquido que sale antes de eyacular, o las secreciones de la vagina, se juntan con el pene, vagina o vulva.

Otro punto interesante, es que también puede infectarse por:

  • El contacto de dos vulvas
  • Compartir juguetes sexuales
  • Tocar las partes genitales de tu pareja, o las propias llenas de secreciones infectadas

Vale aclarar que si la persona infectada besa, abraza, toma de la mano, comparte comida, bebida, o el inodoro, no contagiará a nadie, porque no se multiplica con el contacto casual.

Posibles complicaciones

Aunque es una enfermedad habitual, que por lo general no presenta muchos síntomas graves, también tiene sus complicaciones si no es atendida a tiempo. Algunas de ellas son:

  • Aumenta el riesgo de contraer otras enfermedades de transmisión sexual como gonorrea,, clamidia y vaginosis bacteriana
  • Inflamación genital, que conlleva a mayor facilidad para infectarse de VIH
  • En mujeres embarazadas causa parto prematuro, o bajo peso del bebé al nacer

Prueba y tratamiento

La tricomoniosis suele parecerse a otras dolencias sexuales, es por ello que para saber precisamente si la persona está infectada o no, debe hacerse una prueba. Pero antes es aconsejable seguir los siguientes pasos:

  • No tener sexo antes de la prueba
  • No usar desodorante en aerosol, ni artículos de higiene genital
  • Prohibida las duchas vaginales, por lo menos 24 horas antes de tu cita con el doctor
  • Agenda tu cita cuando no estés menstruando

Con respecto al tratamiento, generalmente mandan antibióticos, los cuales se toman por aproximadamente 5 o 7 días. Estos son:

  • Tinidazol: su función es destruir y evitar la multiplicación del parásito, además funciona como antibiótico. Solo debe usarse bajo orientación médica
  • Metronidazol: Viene en dos presentaciones. El comprimido (dos o una dosis diaria) por 5 o 7 días, y la crema (aplicación una vez al día en vagina o pene)

Igualmente existe una opción casera, que consiste en un lavado vaginal con té de pau d’arco (lapacho). El lapacho es una planta medicinal, cuyas características antivirales y antibióticas, destruyen al parásito. Lo puedes hacer con un litro de agua y tres cucharadas de las hojas secas, luego hierves esa mezcla por 10 minutos, la cuelas y esperas que enfríe para hacerte el lavado.

Califica este artículo:

0/50 votos