Descubre la forma más sencilla de hacer velas artesanales

Las velas artesanales representan un regreso a las formas más naturales de elaboración de un objeto que contribuye tanto a la decoración como a una aplicación utilitaria en el seno del hogar.

Las velas han integrado el avance del hombre y de la civilización en prácticamente todas las culturas de la historia. Así, se las ha empleado con fines de iluminación, en ritos religiosos, como recursos terapéuticos y con numerosas otras funciones. En la actualidad, se verifica un creciente movimiento destinado a la creación casera de estos bellos objetos.

De este modo, las velas artesanales constituyen uno de los objetos decorativos más difundidos en nuestros días. Asimismo, pueden fabricarse con el objetivo de embellecer el entorno con su aroma (velas aromáticas). En todos los casos, se requiere la adquisición de parafina o cera, un recurso accesible y de relativo bajo costo.

La parafina se calienta en forma suave, en general con un baño de María, hasta lograr su punto de fusión, momento en el cual pueden incorporarse esencias aromáticas, colorantes vegetales, o ambos, con el fin de personalizar la elección. Con precaución y certeza, la mezcla se vierte en moldes de la morfología deseada, vigilando la colocación y la estabilidad del pabilo que servirá de mecha.

Las velas artesanales así logradas pueden además constituir un recurso financiero, ya que su comercialización es muy apreciada en el mundo de las artesanías rústicas y en el contexto de algunos ritos religiosos.

En los tiempos actuales, es posible la venta de estas velas a través de tiendas online, del ofrecimiento desde el propio hogar o incluso en las grandes ferias de artesanos de la mayor parte de las grandes ciudades y centros turísticos de todo Occidente. Las velas artesanales se han integrado a nuestra cultura y se aprecian como artículos de interés para todas las generaciones.