Los mejores atajos para empezar a vivir una vida saludable ya mismo

Iniciar una vida saludable requiere de un gran esfuerzo mental, especialmente si vienes de un patrón familiar que no está acostumbrado a ello, pero nunca es tarde para iniciar un plan de alimentación sano, que no solamente te beneficiará a ti, sino al resto de tu familia.

Y aunque quizás parezca algo imposible, existen varias recomendaciones que te harán el camino un poco más fácil de transitar. Porque cabe destacar que todos los retos, cambios y decisiones implican un proceso lento, pues no solamente debes hacerlo por periodos de tiempo, tiene que convertirse en tu estilo de vida, de allí radicará el éxito.

Despacio y triunfante

Ingerir comida chatarra es un vicio, así como lo es fumar, beber alcohol o tomar drogas. Y todos esos vicios no desaparecen de la noche a la mañana. Pasa igual cuando quieres mejorar tu alimentación, sea por estética o salud.

A continuación leerás algunos de los primeros pasos que te permitirán pasar de la “basura” a lo saludable.

Revisa tu nevera y trata de eliminar todos los productos que no sean sanos, tales como golosinas, refrescos, alimentos procesados, embutidos, entre otros

Sustituye toda esa comida “chatarra” por vegetales, legumbres, frutas, pescados, frutos secos, entre otros

Evita la ansiedad comiendo tres o cuatro veces al día (alimentos sanos)

Fíjate más en los nutrientes que en las calorías de cada producto, porque lo importante es saber cuándo son los correctos y cuánto están aportando al cuerpo

Lee siempre etiquetas de todo lo que compres, de esa forma conocerás los nutrientes. Y si el primer ingrediente es nocivo, aléjate, porque siempre el que va de primero es el que más contiene ese producto

Mantente siempre en movimiento y organízate

Siempre desayuna, porque es una de las comidas más importantes del día

Cero excusas

Existen miles de chistes sobre personas que deciden ir al gimnasio, y a la semana desaparecen. Es una realidad triste pero cierta, especialmente si tienen trabajos de oficina o hijos, pues consumen gran parte de su tiempo.

Pero a veces todo eso se convierte en una excusa, por eso debes tener objetivos y metas claras. La victoria radica en la organización y planificación, bien sea con el menú de la comida por semana, o con la cantidad de agua que comenzarás a beber por día.

Sin embargo, recuerda que todo es paso por paso. Con el tema del agua puedes empezar por beber un litro diario, y luego vas aumentado la cantidad. En cuanto a la alimentación, puedes escoger un día a la semana para preparar todos los menús posibles, quizás más los del almuerzo o cena, con el objetivo de ahorrar tiempo.

Duerme

Es cierto que no puedes permanecer en estado sedentario para llevar una vida sana, pero todo tiene que tener un equilibrio. Si en el día hiciste una hora de ejercicio (sea limpiando, yendo al gimnasio o caminando en el parque) y tomaste mucha agua, debes mínimo dormir siete u ocho horas diarias.

Además de ello hay que tener claro el propósito que te llevo a querer cambiar, entonces antes de iniciar con el reto debes seguir los siguientes pasos:

• Pensar en la motivación del cambio
• Adecuarlo a tus necesidades, porque de lo contrario no podrás hacerlo realidad
• Incorpora un nuevo hábito por semana o casa 15 días, porque es un proceso que implica paciencia
• Si esos nuevos hábitos te están afectando de alguna manera, replantéalos
• Ingiere una de esas comidas “favoritas” al menos una vez a la semana, para evitar ataques de ansiedad

En resumen lo más importante a la hora de querer dejar atrás la comida “basura”, es limpiando la nevera de la comida “basura”, haciendo ejercicio (no necesariamente gimnasio), tomar mucha agua (mínimo dos litros diarios) y dormir de siete a ocho horas todos los días.